LARGO

jueves, 12 de diciembre de 2013

Los minijobs.

A estas alturas seguro que has oído hablar de los “minijobs” que tan extendidos están en Alemania.

En Alemania, para estos mini-empleos la remuneración mensual máxima es de 400 euros y, en cuanto a la cotización de estos contratos, el empresario paga el 2% a Hacienda y el 28% a la Seguridad Social. El trabajador puede, voluntariamente, añadir el 4,5% de sus ingresos como complemento de cotización a la Seguridad Social para ampliar las coberturas de jubilación y de IT. El trabajador tiene derecho, igualmente, a vacaciones remuneradas y, por supuesto, éste puede compatibilizar dos o más mini-empleos de manera simultanea.
El desempleo en Alemania ha disminuido, en parte, gracias a los minijobs. Pero, ¿es esta modalidad de trabajo la panacea para luchar contra el paro? ¿Se podría trasladar este modelo al panorama laboral español? ¿Existe ya en nuestro país alguna modalidad similar? ¿Cómo afectan estos empleos al trabajador?

 El modelo del “minijob” lo implantó en Alemania el ex-canciller Gerhard Schröder en el año 2003 como una de las medidas de la llamada “Agenda 2010” para luchar contra la crisis económica que tenía el país en aquél momento.

Éstos miniempleos son más frecuentes en sectores como el comercio y la hostelería, en donde los empresarios requieren de una mayor flexibilidad a la hora de contratar, por lo que prefieren cubrir la plantilla con varios de estos empleos, lo que a la larga conduce a una destrucción de puestos de trabajo más estables y regulares, según el Instituto de Investigaciones sobre el Mercado Laboral (IAB),

En cuanto a si sería posible o no implantar esta modalidad de contratación en España, hay quienes piensan que sí y hay quienes piensan que no.
Entre los primeros se encuentran aquellos que opinan que siempre es mejor tener un trabajo a no tener nada, pues si no se corre el riesgo de exclusión laboral, y que Alemania es la prueba de que se podría reducir el desempleo.
Por contra están los que piensan que este tipo de trabajo lo que haría sería destruir empleo estable para crear empleo precario. Además, en España existe ya la modalidad de contratación a tiempo parcial. Así, el Salario Mínimo Interprofesional está actualmente en 645,30 euros para un contrato a jornada completa, lo que significa que un contrato a tiempo parcial por 15 horas sería de 241,99 euros, menos que un miniempleo.

UNA BOMBA DE RELOJERÍA


La extensión de la precariedad y el salario bajo suponen una bomba de relojería contra el sistema de pensiones. Según un informe del Ministerio de Trabajo alemán, las cotizaciones al seguro de pensiones público de los empleados de los minijobs solo les darán derecho a 3,11 euros de pensión al mes por cada año trabajado. Pongamos el ejemplo de una mujer que a los 30 años decide ser madre y comienza a trabajar a tiempo parcial para obtener ingresos extras. La edad de jubilación en Alemania son 67 años. Si esa mujer solo tuviera esa fuente de ingresos a lo largo de su vida laboral, tras 37 años cotizando a la Seguridad Social tendría derecho a una pensión mensual de 115,07 euros.
El número de personas en riesgo de pobreza crece en Alemania, a pesar de que nunca antes hubo tantos empleados como ahora, según los resultados del Informe Social de 2013 publicado hoy por la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

El estudio, que hace una radiografía de la sociedad alemana a partir de numerosos sondeos y encuestas, muestra que en 2012 el país tuvo 41,5 millones de personas empleadas, la mayor cifra de su historia.
Sin embargo, el volumen de trabajo total se situó en niveles de 1991. Según se explica en el informe, realizado en colaboración con la Central Federal de Formación Política y el Centro de Investigación Social de Berlín, esto se debe a que en los últimos veinte años la media de horas trabajadas por persona ha bajado de forma continua.

Cada vez un porcentaje más elevado de la población trabaja, de modo voluntario o por falta de alternativas, a tiempo parcial. Esto responde a la implantación masiva en Alemania de los denominados minijobs, empleos con un máximo de 15 horas semanales con un sueldo de 400 euros al mes, que ocupan a más de siete millones de personas.

Así, el número de personas sin contratos a tiempo completo o con empleos temporales creció hasta alcanzar prácticamente a un cuarto de la población germana (22%), afectando especialmente a las mujeres (33%), los jóvenes entre 15 y 24 años (33%) y aquellos que carecen de titulación (37%).
El porcentaje de población en riesgo de caer en la pobreza aumentó en los últimos años en el país y creció del 15,2% de 2007 hasta el 16,1% en 2011, según el informe, que considera “pobres” a aquellos que percibieron menos de 980 euros al mes en 2011. Este es precisamente el salario neto mas frecuente en España, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los portavoces de la CEOE siguen emperrados en la implantación de los minijobs.  Están tan ansiosos por que se implante... y no pararan en sus intentos,asi que veremos que pasa....


“El problema es que muchas veces la gente que acaba trabajando en los minijobs no encaja con ese perfil, lo toman como un trabajo ‘normal’ y entonces tienen un empleo y un salario precario, sin cotizar”, afirma. Y es en esos casos cuando estas situaciones se enquistan. Según la Fundación Bertelsmann, Alemania tiene una de las tasas de transformación de empleo precario en empleo de calidad más bajas de la Unión Europea (UE). - See more at: http://www.luzdelevante.com/?p=60182#sthash.n6L9pCtr.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario

loading...